viernes, 15 de febrero de 2008

La historia es importante

Todo videojuego tiene que tener una historia, bueno, no es obligatorio pero los hace algo más interesantes. QBIQS no iba a ser menos. En el QUARTH la historia nos sitúa en el espacio exterior, desde donde se aproximan unas extrañas piezas que amenazan con bloquear la luz solar que llega a la Tierra. No quería que la historia del QBIQS fuese la misma, así que estuve pensando dónde podía ambientarla y por qué extraños motivos esas piezas amenazaban al pobre jugador.

La historia detrás de la pantalla

Y nunca mejor dicho. Toda la acción se desarrolla no fuera de la Tierra, es más, tampoco fuera de la pantalla del monitor. La acción se desarrolla en el interior del tubo de rayos catódicos de un monitor. Además, esto da la excusa perfecta para la decoración del juego ya que todo está ambientado con mosaicos en rojo, verde y azul (RGB que son, además, las iniciales de los tres protagonistas). Aunque no es definitiva, aquí está la historia que ambienta el juego:
¡Los monitores CRT están en peligro! Unas partículas llamadas QBIQS, que se forman en los tubos de rayos catódicos, impiden que los rayos incidan en la pantalla para formar las imágenes. Sólo tres valientes héroes son capaces de limpiar su
camino. Toma el papel de Ray, Glow y Beam y limpia el tubo. ¿Sucumbirás ante el poder de los QBIQS?